Programa Política de Drogas
Otras publicaciones

Public health and international drug policy

In September, 2015, the member states of the UN endorsed Sustainable Development Goals (SDGs) for 2030, which aspire to human-rights-centred approaches to ensuring the health and wellbeing of all people. The SDGs embody both the UN Charter values of rights and justice for all and the responsibility of states to rely on the best scientific evidence as they seek to better humankind. In April, 2016, these same states will consider control of illicit drugs, an area of social policy that has been fraught with controversy and thought of as inconsistent with human rights norms, and in which scientific evidence and public health approaches have arguably had too limited a role.

 

After the Drug Wars

 

T he ‘war on drugs’ has been largely discredited on the international stage. Former and sitting presidents, Nobel Prize winners, heads of UN agencies and other world leaders have all in some way rubbished the idea of the international community waging war against already marginalised groups of people as a way to prevent substance use or misuse. It is for this reason that the UN General Assembly Special Session (UNGASS) in April 2016, whatever the explicit consensus outcomes, represents the global end point in a failed and counterproductive strategy. The question now is what comes after the drug wars.

This report suggests a new set of guiding policy principles for both the national and international levels. First, replace prohibitionist drug policy goals with the Sustainable Development Goals (SDGs). Second, drastically expand public health approaches, including harm reduction services. Third, apply the principles of harm reduction to supply-side policies and management of illicit markets. Fourth, utilise inherent flexibilities within the conventions to engage in rigorously monitored social scientific policy experimentation, conforming to strict public health and human rights principles

 

Es hora de acabar con la “guerra contra las drogas” y de redirigir recursos masivamente hacia políticas efectivas basadas en evidencias, apuntaladas por un riguroso análisis económico.

La aplicación de una estrategia de guerra contra las drogas a nivel global, militarizada e impulsada por acciones de fiscalización, ha producido enormes resultados negativos y daños colaterales. Estos efectos incluyen el encarcelamiento masivo en los EE.UU., políticas altamente represivas en Asia, una vasta corrupción y desestabilización política en Afganistán y África Occidental, una inmensa violencia en América Latina, una epidemia de la infección por VIH en Rusia, una aguda escasez global de medicinas para controlar el dolor, y la propagación de abusos sistemáticos de derechos humanos en todo el mundo.

 
 
 
 
El sistema internacional de fiscalización de drogas está fracturado. En nuestro informe de 2011 instamos a los líderes globales a que se sumaran a un debate abierto sobre la reforma de las políticas de drogas. Recomendamos la discusión inmediata de alternativas a la fracasada guerra contra las drogas. En los informes subsiguientes llamamos la atención sobre la necesidad urgente de reformas para reducir las epidemias devastadoras del VIH y la hepatitis C. Pedimos a los tomadores de decisiones que rompieran con el tabú vigente desde hace cincuenta años y conversaran sobre maneras más humanas y efectivas para manejar las drogas.

Hoy, tres años después, nos complace ver que un auténtico debate sobre los nuevos enfoques de las políticas de drogas está en marcha en diversos foros nacionales y regionales.

 

 

 Usando la evidencia para hablar de Cannabis

Muchos científicos se sienten cada vez más frustrados por el caso omiso que se hace respecto a la evidencia científica sobre el uso y la regulación del cannabis. Para dejar las cosas claras, el Centro Internacional para la Ciencia en Política de Drogas (ICSDP), una red global de científicos que trabajan en política de drogas, publicó dos innovadores reportes que evalúan la solidez de las afirmaciones sobre el cannabis más frecuentemente escuchadas. 

"Estado de la evidencia: uso de cannabis y regulación" es una revisión integral de la investigación científica disponible respecto de las principales afirmaciones hechas sobre el cannabis que se complementa con la guía "Usando la evidencia para hablar de cannabis", misma que provee a las y los lectores con respuestas rápidas basadas en la evidencia respecto a las mismas reivindicaciones.

 

 
México Unido Contra la Delincuencia, A.C., y el logo son marcas registradas.
© 2012 México Unido Contra la Delincuencia, A.C. Todos los derechos reservados.
Aviso de privacidad
Emerson 243 Piso 7, Col. Chapultepec Morales,Deleg. Miguel Hidalgo, C.P. 11570 México D.F.
Correo Electrónico: mucd@mucd.org.mx.
Números de contacto: 55-15-67-59, 52-77-83-11 y el 01-800-838-83-08.