LA GUERRA CONTRA LAS DROGAS FRACASÓ

El uso indebido de drogas daña a las personas y a la sociedad.

Hace 50 años, los gobiernos del mundo, liderados por Estados Unidos, declararon ilegal: producir, vender o poseer ciertas drogas.

Una “guerra contra las drogas” comenzó para “protegernos” pero la prohibición no funciona y nunca lo hará.

A pesar de que la sociedad ha gastado más de un trillón de dólares en esta guerra (por lo menos 100 billones cada año), la demanda global de drogas ha aumentado a tal punto que 240 millones de personas las usan en todo el mundo.

En vez de controlar las drogas la prohibición ha favorecido al crimen organizado, quien ahora controla un mercado que genera $320 billones de dólares al año.

Negocios Ilícitos

  • Drogas: $320 billones
  • Falsificación: $250 billones
  • Tráfico Humano: $32 billones
  • Crímenes cibernéticos: $1 billón

La prohibición ha provocado que muchas drogas valgan más que su peso en oro:

Cocaína

  • 1 kilo de cocaína pura cuesta alrededor de 1,000 dólares cuando sale de una plantación sudamericana
  • Al llegar a las calles de los Estados Unidos puede costar más de 170,000.00 dólares.
    Prácticamente toda esta ganancia se queda en manos de traficantes

Incluso la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito admite que la prohibición ha tenido terribles consecuencias “no esperadas”:

  • Crea un mercado criminal violento y lucrativo.
  • Desvía los escasos recursos dedicados a la salud y los utiliza para hacer cumplir leyes ineficaces.
  • Desplaza el mercado de drogas sin eliminarlo, haciendo que toda disminución en la producción de drogas ilícitas en una región únicamente provoque el aumento en la producción en otra región para satisfacer la demanda.
  • Estigmatiza y discrimina a las personas que usan drogas alejándolas del tratamiento y
  • Empuja a las personas hacia drogas alternativas y a menudo más peligrosas, cuando la disponibilidad se reduce temporalmente.
  • Los costos de la guerra contra de las drogas tienen efectos devastadores

México

  • 10 años de “guerra contra las drogas” han provocado más de 150,000 muertos y alrededor de 28,000 desaparecidos. Sin embargo, la tasa de muerte por sobredosis de drogas ilegales se mantiene en 0.01%.
  • Además, en este tiempo se ha criminalizado más el uso de drogas y castigado sólo a los eslabones más débiles de la cadena de tráfico: 40% de los detenidos por drogas tenían menos de 500 pesos en mercancía y sólo el 14% de los sentenciados poseían más de 1 millón de pesos en drogas.
  • Y encima se ha gastado más: de 2006 a 2016 el Gobierno Mexicano gastó 1 billón 138 mil 838 millones 971 mil 996 pesos en perseguir las drogas. Aproximadamente 80 veces más de lo gastado para prevenir adicciones.

Estados Unidos

Se ha multiplicado por 10 el número de personas en prisión por delitos de drogas durante los últimos 40 años (45,000 personas en 1971 contra 500,000 en 2010).

Rusia

Los usuarios de drogas inyectadas representan el 93% de todas las infecciones de VIH.

Afganistán

El valor de la exportación de opio es aproximadamente $2.5 billones de dólares, cifra que equivale a 10% del PIB.

Irán

Aproximadamente 1,000 personas fueron condenadas a muerte por delitos relacionados con drogas en 2015.

Existe un consenso creciente alrededor del mundo de que la guerra contra las drogas ha fallado…

…Pero hay una alternativa:

La regulación responsable funciona

La regulación legal significa quitar el mercado de las drogas a los criminales y ponerla en manos del Estado –a través de doctores, científicos y vendedores con licencia-.

Debemos regular las drogas no porque sean seguras sino porque son potencialmente peligrosas.

Ninguna droga es más segura cuando es vendida por cárteles y vendedores sin regulación.

La regulación legal es una posición media entre los partidarios de la línea dura que defienden la fallida guerra contra las drogas y los libertarios que creen en la libre disponibilidad para todos:
Diferentes drogas requieren niveles diferentes de regulación

Entre más daño haga la droga, más estrictos deben ser los controles.

Existen 5 modelos que pueden regular el suministro de drogas:

  • Prescripción médica y lugares de consumo supervisado: para usuarios dependientes registrados para drogas de alto riesgo como la heroína.
  • Especialistas farmacéuticos: entrenados para proveer cantidades racionadas a usuarios registrados de drogas como anfetaminas, cocaína en polvo y MDMA.
  • Ventas minoristas con licencia: para la venta de tabaco y alcohol o drogas como el cannabis o las bebidas estimulantes.
  • Locales licenciados para venta y consumo: similar a los lugares de venta de alcohol con licencia o los Coffee Shops holandeses, para drogas como cannabis o bebidas estimulantes.
  • Venta sin licencia: mínima regulación para productos menos riesgosos, como bebidas con cafeína y té de coca.

La regulación legal producirá muchos beneficios

  • Salvará vidas y protegerá la salud:

Las drogas no serán adulteradas con sustancias peligrosas y tendrán advertencias sobre los daños que ocasionan a la salud.

“Nadie ha muerto de sobredosis o ha contraído VIH en un sitio de inyección supervisada”

  • Reducirá el crimen y la violencia:

El crimen organizado internacional y la delincuencia común se reducirá, pues las drogas no circularán en el mercado negro y las personas usuarias no deberán delinquir para consumir.

“Los programas de prescripción de heroína en Suiza han provocado una reducción del 90% de los crímenes relacionados con la propiedad.”

  • Protegerá a la niñez

Los traficantes no piden identificación para venderle drogas a un menor.

“En un sistema de regulación legal, las ventas están sujetas a restricciones de edad y se mantienen sanciones fuertes para quien sea sorprendido vendiendo a menores de edad.”

  • Ahorrará dinero

Billones de dólares son gastados actualmente en la persecución contraproducente, este dinero podría ser invertido en salud y educación.

“En Holanda, los Coffee Shops de cannabis generan aproximadamente 400 millones de euros anuales en impuestos”.

  • Mejorará la seguridad y el desarrollo

La violencia y la corrupción relacionadas con los cárteles de drogas se reducirá.

“En muchos países, las ganancias generadas por los cárteles de drogas amenazan la estabilidad, el desarrollo y el Estado de derecho. La regulación legal elimina las fuentes de sus ganancias”.

  • Protegerá los derechos humanos

Las violaciones a los derechos humanos, así como la estigmatización de grupos vulnerables se reducirá.

“La regulación terminará con la criminalización de las personas que usan drogas y las consecuencias racistas de la aplicación de las leyes prohibicionistas”.

La regulación responsable hará de este mundo un lugar más sano y seguro.