Falta poco tiempo para que venza el plazo que la Suprema Corte Justicia de la Nación dio al Congreso de la Unión para aprobar la regulación de la cannabis. En MUCD queremos que esta regulación sea integral y responsable para que pueda reducir el mercado negro y mejorar la salud y seguridad públicas. Partiendo de ello, estamos convencidos que la regulación mexicana deberá ser:
  1. Completa. Será necesario regular toda la cadena productiva, considerando el cultivo, la cosecha, la producción, la transformación y finalmente, las vías de abastecimiento para las personas. De igual manera, deberá regular los distintos usos de la sustancia: personal adulto, medicinal, científico e industrial.
  2. Balanceada. De tal manera que se encuentre el equilibrio entre el acceso a la cannabis y la protección de la salud. Esto puede lograrse, por ejemplo, al permitir distintas vías de abastecimiento con la intención de reducir el mercado gris, pero restringiendo el interés comercial a través de controles que eviten la integración vertical del mercado.
  3. Cuidadosa. Esta característica es básica para proteger tanto a personas consumidoras de cannabis como a no consumidoras. Consiste en imponer controles, a través de distintas herramientas regulatorias, que delimiten las características de la producción, el producto, los expendedores, los puntos de venta, la mercadotecnia y el acceso a los productos.
  4. Incluyente. La justicia social es prioridad dentro de una buena regulación, y para lograr esto, debemos asegurar la participación de campesinos y pequeñas comunidades en el mercado legal.
  5. Evaluable. Estamos en presencia de un nuevo mercado en nuestro país y las medidas implementadas deberán ser monitoreadas y ajustadas periódicamente. La forma más efectiva de lograr esto es a través de un órgano regulador cuyas decisiones consideren en todo momento cuidar la salud de las personas.

Video: Cannabis: Regular ya y bien

LINEA DE TIEMPO
MENÚ